La tercera es la vencida



Este dicho tan popular se convirtió en mi último grito de batalla.

Lo soñé, soñé con mis bebés, dos nenas, las vi en la ecografía, lloré en el sueño, pero esta vez de felicidad. Esa era la declaración de lo que vendría.

Compramos un billete ganador, nos decíamos, tenemos todo a nuestro favor. Cambiamos a una clínica de más experiencia, con más garantías, mi cuerpo reacciona bien y tenemos la ICSI a nuestro favor.
Hablé con Dios y le di gracias por este momento tan lindo que nos permitía vivir y a diferencia de las anteriores, la seguridad que teníamos de conseguirlo nos llevó a hacer partícipes a la familia y amigos cercanos, de nuestro proceso.
Fuimos por nuestros huevitos, no hubo nada de dolor, así que todo apunta muy bien; Luke y Leia quedaron en mi vientre, hice mi reposo correspondiente y esta vez solo teníamos que esperar 10 días, no 15, sino 10. Estos serias más llevaderos… eso creí.
A los 5 días, se prendía mi alarma, mi cuerpo no reaccionaba como suele hacerlo en los embarazos, (llevo dos), pero al sexto día sentí que me devolvió la ilusión, pero  que luego desapareció, sin embargo, seguí diciéndome a mí misma que este era nuestro momento, que todo apuntaba salir bien, teníamos todo lo que necesitábamos amarrado a una tabla maravillosa llamada fe. Así que lavaba mis sucios pensamientos con jabón de oración y fe. Él lo puede todo y yo ¿por qué voy a querer los mismos síntomas de los dos embarazos anteriores si esos no salieron bien? Quiero un embarazo sano, quiero a mis bebes sanos.
El día antes de la prueba, escribí mucho, a mi esposo y a los mellos, la esperanza seguía encendida, porque creo en mi papito Dios, y creo que ese deseo de mi corazón ha sido puesto por Él. 
Llegó el gran día y llegó la prueba, me vestí cómoda, zapatos tenis, short y mi camiseta roja de "Try, try, try". Tres try, este sería el último, seria el definitivo, Luke y Leia vendrían a darnos la cereza del pastel. Y efectivamente este fue diferente, esta vez la historia fue totalmente diferente. 
Esta vez ni siquiera logramos un positivo, esta vez no conseguimos nada, solo un vientre vacío y un sueño roto. Nuestros corazones heridos, rotos,  se juntaron para llorar; por primera vez él lloró conmigo, por primera vez  pude ver su dolor sin esconderse, por primera vez sentí que era NUESTRO ese dolor, sentí que nos hicimos uno al quebrarse de nuevo nuestro sueño.
No puedo dejar de pensar en que cada vez conseguimos menos, en que cada vez nuestro sueño se quiebra más pronto, no puedo evitar pensar que tal vez ser padres de esta manera o tal vez de cualquier manera, no sea nuestro camino. En este momento el dolor me inunda por completo, y aunque sigo con mi vida, solo pensar en esto, transforma mi arcoíris en un blanco y negro tenebroso. En este momento quiero tirar la toalla, quiero cambiar mi sueño, olvidarme de tratamientos, de maternidades, de embarazos, de todo lo que mueva mis fibras, pero sé que este no es el momento de tomar decisiones trascendentales, porque el dolor, la rabia y la frustración son malos consejeros.
Ya me permití llorar y deprimirme, ahora tengo que levantarme y sanarme y después de eso, podremos sentarnos a evaluar nuestra vida, nuestras opciones y decidir algo más.
Las cartas siguen ahí, en esa libreta azul que normalmente uso para hacer mis letricas bonitas, porque Luke y Leia se pasaron al lado oscuro y esta vez, la fuerza no está conmigo.









Comentarios

  1. Hola tu experiencia, tu historia es similar a la mía a la de otras que estamos transitando por este camino lleno de obstáculos pero con una esperanza enorme.
    Amiga el 6 de agosto me transfirieron 3 hermosos bebés pero el 20 la prueba dio negativa no me lo creía, mi esposo fue a preguntarle a la enfermera sino había una equivocación. Estoy muy triste realmente aún no lo acepto, tengo 2 bebés congelados pero me siento que no puedo más y luego me lleno de esperanza y bueno solo pensando en milagro

    ResponderEliminar
  2. Te quiero un monton y leerte me hace llorar de la tristeza y cuestionarme por que alguien tan especial y tan linda como tu, tiene que estar luchando por algo que se supone a todas nos lo dan por derecho, Espero con toda el alma, leerte en un final feliz.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tus comentarios o comparte tus experiencias ;P

Entradas populares