Y LO CONSIGUES

Por fin lo consigues.

Un bebé, por fin,  esta creciendo dentro de mi. Y no es que no esté feliz, lo estoy, pero es que tengo miedo, muchísimo miedo, no puedo despegarlo de mi.

Lo conseguí, pese a mi negatividad, pese a que todo apuntaba a un nuevo fracaso. No se si estaba mas preparada para fracasar que para lograrlo.

Pasan las semanas y sigo esperando que me den malas noticias, no quiero contarlo, me da miedo que luego tengamos que rectificar. Y con las semanas nos dan nuevas y buenas noticias, al parecer todo va bien, pero… ¿Por qué sigo teniendo miedo?

Y con el latido decidimos contarlo a nuestras familias, solo a ellos. ¿Por qué? Porque hay cosas que no se pueden ocultar a personas con quienes convives a diario y que comen a tu lado (hay muchas cosas que embarazada no puedes comer y aquí en España muchas veces significa que no puedes comer nada). Y ellos lloran, se abrazan, nos abrazan y son felices, felices como yo no logro serlo, porque sigo teniendo miedo, miedo que justo al día siguiente que tenemos una eco, nos digan que se paró y tengas que decirlo a esas 13 personas. Pero no, en esa camilla, con las piernas abiertas, y la mano apretada a mi esposo, logro escuchar por primera vez, ese sonido “celestial” al que se une mi corazón, un latido perfecto, y mis lágrimas calientan mis mejillas al rodar por ellas, esta vez de felicidad, esta vez de esperanza, porque parece que esta vez si.

Y pasan mas semanas y pasamos la barrera dispuesta para dar la noticia a los amigos cercanos, las 12 semanas, a ese numerito al que crees que no vas a llegar y que parece súper lejano, pero que llega. Y haces vídeo llamadas y lo cuentas a ellas 4, y las cuatro lloran al saberlo, y sabes que se alegran por ti y que entienden el silencio de los últimos 3 meses.
Y algunos me juzgan, juzgan mi miedo y mi resistencia a creer que llegará a feliz término y tratando de explicarlo me siento culpable, porque no es que quiera tener miedo, quisiera ser feliz y disfrutarlo al máximo, pero el miedo sigue en mi, aunque cada día disminuye un poquito mas al tiempo que mi barriguita se abulta un poco mas, y mi ropa empieza a apretar, incomodar y estorbar.

Y cuando creía que la felicidad se iba instaurando en mi mente, pasa algo para lo que no estaba preparada, pierdo a mi compañera de aventuras, a ella, mi fiel amiga, ella que se merece una carta para ella solita, y un homenaje a toda regla. Y lloro, y se me parte el corazón, y no me dejan estar triste porque le “hago daño a mi bebé” pero estoy triste, y no puedo evitarlo, así que lloro, lloro a diario la primera semana y luego cada vez que algo la trae a mi memoria, como justo ahora que escribo esto.

Y siguen pasando las semanas y pasamos otro tope, la semana 20, esa en donde le miran todo a tu bebe para saber que esta completo, y no entiendes nada de lo que miden y solo logras ver algunos órganos, pero que al final te aseguran que tendrás una nueva princesa en casa, que no serás tu la princesa, que otra ocupará tu lugar, y no te duele, no te sientes desplazada, estas feliz, como igual de feliz estarías si viniera un príncipe.
Y salgo de ahí, y miro a los ojos al hombre de mi vida y veo en El el mismo miedo pero también el mismo brillo en los ojos que refleja la misma afirmación “realmente vamos a ser padres, realmente todo esta bien” Y es momento de empezar a creérnoslo.



Mi princesa Goku, eres el regalo más grande en nuestras vidas.

Comentarios

Entradas populares