Leí "Pídeme lo que quieras".


Antes que nada tengo de aclarar que no soy booktuber, ni critica de libros ni nada por el estilo. Soy una lectora apasionada de casi cualquier género, por tanto este escrito no es más que la impresión de una mujer de 38 años, al leer un libro tan comentado y popular.

Tengo que reconocer que al leer los 4 libros comprobé que no soy tan mente abierta como yo lo creía. Este nivel de sexualidad me sobrepasa por una vía láctea. El primer libro fue traumático, sufría con la actitud de Judith, me daba rabia, me sentía ofendida y hasta abusada, incluso llegue a pensar no leer el segundo, pero la historia me quedaba inconclusa y mis altos niveles de ansiedad no me permitiría no dar por terminada la historia, así que pasé al segundo. 
Al llegar al segundo libro estaba más preparada, un poco más acostumbrada al color que tomaba el sexo, en este libro hay un final, puedes encontrar una historia terminada, así que bien pude quedarme aquí, no me quedaría con un mal sabor de boca, pero consideré que no podrían venir peores cosas así que continué con el tercero y el cuarto.

El libro que me pareció más largo fue el primero, los otros tres los leí casi que uno por día, Tal vez porque me enganché con la historia de amor, porque como buena latina, criada con novelas de Corín Tellado, Mujer casos dela vida real y musidramas, anhelo esas historias de amores absurdos, en las que el hombre que está pocho en plata*, se enamora de una mujer equis que no tiene ni apellido ni abolengo, y la mujer pasa a ser la dueña del mundo. ¿Qué haremos con la mentira siempre de los cuentos de hadas de plebeya a princesa?, eso solo le pasa a Letizia y a Meghan (y creo que tan normalitas y perdidas en el mundo no eran)

A partir del tercer libro, devoraba las escenas de amor entre Eric y Judith, porque para mí el sexo acompañado de amor es apasionante, pero las escenas multi-personas las pasaba con los ojos, ya no las leía, sentía que era un poco más de lo mismo, más de lo que no me atraía ni me emocionaba. Tengo que reconocer que leer este libro ha ocasionado que mis noches en pareja sean un poco más divertidas, y que incluso esté pensando incorporar algunas “cositas” a mi rutina, no porque esté insatisfecha, sino porque merece la pena probar algo nuevo.

Después de leer estos libros mantengo mi pensamiento que una pareja,  a nivel sexual, puede hacer lo que quiera en una habitación siempre y cuando SEA CONSENSUADO, pero para mí gusto personal (que puede distar del de otro lector), tengo que aclarar que solo incluidos los dos.

·        Pocho en plata: tiene muuuuuuchoooooo dinero.

PPd:  Gracias a mi amiga "La flaca" que me dio la idea de escribir este artículo


Comentarios

Entradas populares