De esto no sabía nada



Había leído muchas cosas del embarazo, me habían contado muchas cosas, pero vivirlo... vivirlo es otra cosa.

Antes que empieces a leer este artículo, quiero que quede claro que no me estoy quejando, que después de mas de 4 años de búsqueda, esto lo estoy disfrutando al máximo, pero me gusta escribir, lo haga bien o no, de lo que vivo, para luego poder echar una mirada atrás a las situaciones y ver como las enfrenté y si aprendí algo de ellas.

Cada cuerpo es diferente, es por eso que creo que nunca encontrarás dos mujeres que hayan vivido su embarazo de una manera exactamente igual.   Habrá síntomas que se asemejen, pero nunca todo será igual.

Aquí quiero contar lo que yo he vivido en estos primeros 7 meses de embarazo y para lo que no me habían preparado.

Ø  Adios a mi cirugía.  Los que me conocen, saben que hace algunos años me realicé una operación de senos, me los puse mas grandes, bueno no mas grandes, porque no lo eran, así que me los puse grandes.  Mi cirugía fue muy buena y me gustó mucho el resultado. Sabía que con el embarazo los senos crecerían, pero lo que no sabia es que sería tanto tanto, que mi cirugía ya no se ve bonita.  Con solo tres meses de embarazo, ya mis senos no cabían en mis camisas y me dolían todos los días, bueno aun me duelen.  Aproximadamente a los 5 meses de embarazo me salieron estrías en uno de los dos senos, eso fue catastrófico para mi, no me lo esperaba, al menos no con el embarazo, tal vez con la lactancia, además porque los hidrato muy bien.  Pues nada, al menos era uno solo y en una zona que con escote no se vería, pero había cantado victoria anticipadamente, porque al cumplir los 6 meses, el otro seno se contagió de la misma enfermedad, y en partes mas notorias.  Adicionalmente con el peso tan importante que han cogido, ya no están en esa posición tan bonita y redondita que tenían antes. 

Ø  Anemia: nunca se me paso por la cabeza que con 6 meses de embarazo tendría anemia, porque siempre he tenido esos valores perfectos e incluso en rango superior. Verme paliducha en el espejo no es fácil, así que de vez en cuando me pongo maquillaje y un poco mas de rubor del que acostumbraba. Ya estoy tomando hierro, y comiendo mas cositas que contribuyan, pero espero que una vez nazca la bebé, eso vuelva a su normalidad y me vuelvan los colores que me caracterizan.

Ø  Síndrome de las piernas inquietas. Esto no se como describirlo porque no logro encontrar las palabras para hacerlo. Es una sensación de fastidio en las piernas, una especie de cosquilleo, que no me deja dormir. Es peor por las noches porque es cuando el cuerpo esta en reposo y se siente mas.  He podido llegar a estar hasta las 3 am sin dormir, e incluso he llorado por la desesperación de no conseguir dormir.  Ahora mismo no me ocurre a la hora de dormir, consigo dormir aunque no profundamente porque ya es un poco incomodo girarme por las noches, pero duermo, cosa que es de agradecer, sin embargo si es verdad que siento ese cosquilleo cuando tengo pantalones algo justos, medias o leotardos. Esto me lleva al siguiente punto.


Ø  Vida en Pijamas: Es lo más cómodo del mundo cuando vives tu embarazo en Otoño-Invierno. Si estuviera en verano se que usaría vestidos sueltos y shorts, pero al estar en este clima frío, necesitas cubrirte, así que necesitas pantalones, medias o leotardos. Pero eso después de 3 horas de tenerlos puestos me empieza el cosquilleo, la molestia en las piernas, así qué pasó directamente a la pijama y así paso la mayoría del tiempo que estoy en casa, muchas veces me baño y vuelvo a empijamarme. 

Ø  Verrugas: Sabia que la piel podría mancharse durante el embarazo, pero no sabia que mi cuello podía llenarse de verruguitas pequeñas.  Ahora no se si se me caerán o si tendré que recurrir a mi gordis para que me las queme.

Ø  Madrugadas sonoras: Esto es lo que mas vergüenza me da. Cuando empecé los tratamientos
de fertilidad, noté que la progesterona me daba muchos gases, me inflamaba mucho e incluso dolía. Tengo cierta resistencia a liberar los gases en público, así que es un poco difícil esa etapa. En este tratamiento-embarazo no sufrí tanto de esos gases, un poco si, pero no tanto como los anteriores, e incluso no llegué a tener estreñimiento como en el primer embarazo. Sin embargo ahora, con el embarazo adelantado estoy experimentando una singularidad que no sabía qué ocurría. Cuando me despierto por la madrugada y voy al baño siempre me sale un sonoro gas, que no se si mi esposo logra escuchar (en tres años de casados nunca me tiro pedos delante de él). Espero que esto pase pronto, o ya me veo pujando y haciendo ruidos raros durante el parto.


Estos por ahora son los sucesos mas raros que he vivido en este tiempo. Si te sientes identificada me alegro de no ser rara y si no te pasa, me alegro que esto no lo sufras.

Comentarios

Entradas populares